Quiénes somos

Origens

Misión

Formar, capacitar y entrenar líderes cristianos en la enseñanza e investigación de la Creación para que actúen en el ámbito educativo y puedan servir a la iglesia en la difusión del creacionismo y en la predicación del evangelio en múltiples ministerios.

Visión

Ser un centro de estudio e investigación de la Creación reconocido por promover acciones eficaces en el área educativa que tiendan a fortalecer la creencia en un Dios creador y sustentador de todas las cosas.

Filosofía

La sede sudamericana (DSA) del Instituto de Investigaciones en Geociencia (GRI, por sus siglas en inglés) está orientado y comprometido a servir a la Iglesia Adventista del Séptimo Día en su creencia en un Dios creador que hizo todas las cosas y las sostiene. El GRI-DSA reconoce a la Biblia como la única norma de fe y práctica y sostiene que presenta un relato confiable de una creación reciente, en seis días literales, según Éxodo 20:11 (NVI): “…porque en seis días hizo el Señor los cielos y la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos, y descansó el séptimo día”. Reconoce que el mundo fue creado perfecto y muestra evidencias del amor, la belleza y el orden de un Dios creador, pero fue corrompido por la caída del ser humano, dando origen a las consecuencias dañinas del pecado. También reconoce el evento de un diluvio universal tal como lo describe la Biblia en Génesis 6 al 9, como un juicio contra el pecado, preservando la vida a  Noé y su familia. En el campo de la ciencia, el GRI-DSA se opone a una epistemología excesivamente reduccionista, que considera los fenómenos naturales, en última instancia, como interacciones fortuitas de partículas en movimiento. Por el contrario, reconoce que la naturaleza presenta señales claras de diseño, planificación, propósito y, por sobre todo, un Diseñador, que es el Dios de la Biblia.

Afirmando la creación

Nuestro mundo está lleno de evidencias de diseño inteligente e intencional: desde la belleza que vemos en las flores y los pájaros de vivos colores hasta la complejidad de la célula y la misma estructura del universo. Hay evidencias de diseño también en la capacidad de apreciar lo bello, de examinar la creación y reflexionar cuidadosamente en su significado. Inevitablemente, nos preguntamos cómo surgió tanto diseño y qué significa nuestra existencia.

Esta búsqueda llevó a muchas personas a considerar un Dios Creador, cuya omnipotencia se demuestra en el tamaño y el poder de las estrellas y cuya omnisciencia está en la estructura de las células vivas y en la interacción precisa de las características físicas y orgánicas de la creación. Esta conclusión naturalmente nos lleva a indagar aún más acerca del Dios de la creación.

El estudio de la creación revela muchas evidencias del Creador divino que está detrás de tanto diseño. Los científicos tienen maravillosas oportunidades de constatar evidencias de la creatividad de Dios y valorar su grandeza. Sin embargo, la creación no habla explícitamente a nuestra mente. Las evidencias de diseño están mezcladas con evidencias del mal, la violencia y la muerte. Los organismos pueden presentar imperfecciones que no se esperarían de un Dios creador extremadamente sabio. La solución final no se encuentra en el estudio científico de la creación, sino que está disponible para aquellos que aceptan la Revelación bíblica de Dios y su relación con nosotros y con el planeta.

La Biblia revela la historia de la creación y nos enseña acerca del Dios creador que, sin esfuerzo, creó el mundo con sus propios propósitos. En un lapso de seis días literales preparó el ambiente adecuado para la vida y, seguidamente, pobló el mundo con una gran diversidad de organismos. Creó a los seres humanos a su imagen y les encargó la responsabilidad de administrar su creación. Nos entregó el don de la inteligencia y el lenguaje, de las relaciones, la responsabilidad, la libertad y el propósito. Aquí encontramos una explicación para el proyecto de vida del creador: reflejar el mismo carácter de Dios.

Pero, ¿qué podemos decir del mal que vemos en la creación? La Biblia también revela la historia del mal, la violencia y la muerte en medio de la perfección original de la creación. Esta historia nos dice algo importante acerca del carácter del Dios creador. Parece que Dios asignó un valor muy alto a las relaciones con individuos capaces de decidir libremente. El alto valor que Dios da a la libertad humana se entiende aún más a la luz de la Cruz del Calvario. Allí vemos la confirmación del mensaje bíblico de la creación, de la rebelión y sus malignos resultados y la profundidad del amor abnegado de Dios. La Cruz revela el significado de la historia de la creación, de los seis días y del séptimo día o sábado, de la diversidad original de organismos vivos y de la creación especial de los seres humanos en un paraíso perfectamente diseñado. Haríamos bien en contemplar diariamente el significado de la Cruz y cómo ilumina nuestra comprensión del Dios creador y sus obras.